Todo en perfecto orden

expositores-metacrilato.es fotonueva 1

Cuando era joven pasaba mucho tiempo en casa de mi abuela, ella era una señora muy maniática, le gustaba todo en perfecto orden no le importaba el tiempo que utilizaba en el hecho de tener todo ordenado, ella se ponía a colocar y a limpiar por la mañana temprano y no soltaba el trapo hasta entrada bien la noche, siempre consideramos que era un poco maniática de la limpieza, su casa estaba siempre impoluta aun cuando yo estaba allí, claro no me permitía moverme cuando comía, ni correr por los pasillos, ni descolocar nada… todo estaba siempre en perfecto orden, me llamaba mucho la atención que tenia los platos decorativos en unos expositores de metacrilato que de lo brillantes que estaban parecían fabricados de diamantes, eran como cristalinos, casi transparentes y cuidado del que se atrevía a plasmar una huella digital en cualquier sitio, la señora parecía del CSI rastreando quien había pasado a determinada habitación y había tocado determinada cosa.

La abuela era muy buena, maniática pero muy buena persona, no tenía nada suyo, compartía hasta lo que estaba comiendo, y eso era muy bueno porque todos nos sentíamos muy queridos por ella. Su casa era como un museo, todo perfectamente colocado, bajo orden de revista, todo calculado al milímetro para que no desencajara en un sitio, todo perfectamente alineado.

La abuela ya murió, hace ya varios años, todos lo sentimos mucho pero nos consoló saber que murió tranquila, es su casa, sin dolorosas enfermedades ni largas agonías, murió acompañada de sus familiares y personas más queridas y eso la hizo irse con una sonrisa en la boca. Su casa sigue estando tal y como la dejó, ninguno nos hemos atrevido aun con los años que han pasado a mover nada, a cambiar las cosas d sitio o a llevarnos algo aunque fuera nuestro, la casa se ha convertido en una especie de mausoleo en el que nos reunimos de vez en cuando para limpiar, para mantenerlo tal y como ella lo tenía, todo limpio, todo pulcro, todo impoluto, todo como a ella le gustaba. La casa de la abuela esconde muchos tesoros, hay muchas antigüedades, hay muchas piezas que seguramente valen una pequeña fortuna como cuadros y joyas, supongo que con el tiempo seremos capaces de ir sacando cosas de la casa y hacernos de una vez con la herencia que todavía no hemos sido capaces de retirar de su casa.