La escritura y el refranero popular

refranesysusignificado-net

A grandes rasgos, se puede decir que existen dos tipos de refraneros, están aquellos que registran o utilizan dichas oraciones en sus documentos y los otros que los expresan en su vocabulario común.

Tal es el caso de un presidente latinoamericano, Luis Herrera, que decía estas frases muy populares en su día a día, incluso en las a locuciones presidenciales y reuniones formales adherentes a su cargo, todo lo ejemplificaba con un refrán. En cambio otros, se dedicaron a crear manuscritos referenciando una buena cantidad de refranes, uno de estos primeros compendios data de 1541.

¿Cómo sería difundir refranes hoy en día a través de las redes sociales?, divertido sería intentarlo. Fomentar a través de estos canales de comunicación modernos, estos elementos culturales cargados de tanta sabiduría.

Una de las principales necesidades del hombre ha sido comunicarse, ya sea por medio de señas, ruidos, dibujos y pintura, estas fueron las primeras expresiones que utilizó para tal fin.La escritura es uno de los mayores y mejores inventos del hombre, poder plasmar lo que querían decir mediante elementos iconográficos abrió un mundo comunicativo sin fin. Y hoy podemos indicar cantidades de inventos geniales, pero muchos se han conseguido gracias a la escritura.

Escribir un twitter sin palabras, un periódico en blanco, un correo sin expresiones o una carta romántica sin frases de amor,de nada servirían. Una vez que se pudo hablar lo natural era poder crear una forma de darle imagen a las palabras.Y cuáles fueron esas imágenes, pequeños signos llamados letras que al combinarse estratégicamente formaban palabras, oraciones y frases que se podían leer, pronunciar y hasta perpetuarse en el tiempo.

Así tenemos que se lograron soportes dónde colocar tales palabras, como hacerlo en la arena, cuero, papiro, pergamino, papel, hasta pasar a hacerlos en soportes mucho más sofisticados, es decir, de pizarras a máquinas o aparatos que podían realizarlo de manera automática, hasta los actuales dispositivos tecnológicos, que en otros tiempos solo fueron ciencia ficción.

Luego de darnos cuenta que nuestra forma escrita podía generar volúmenes completos de libros, pudimos registrar todo aquello que nos interesaba como historias, cuentos o novelas, pasando por temas especializados, entre estos las sentencias que decían nuestros abuelos.

Hasta los llamados refraneros, que no querían olvidarse de tales frases, realizaron libros donde estuvieran recopilados.Afortunadamente, al igual que toda documentación, estos compendios llegaron al mundo digital, ahora es muy sencillo encontrar cualquier refrán por Internet y así convertirnos en un refranero más.