Tunear una moto para navidad

re-cambios

La Navidad es muy bonita para algunos y muy triste para otros, la falta de seres queridos hace que haya gente que desee que pasen pronto los días, para ellos no existe la Navidad a no ser que tengan hijos pequeños ya que con ellos las ausencias se hacen mucho más llevaderas. La verdad que cuando los niños son pequeños los padres nos desvivimos por tener todo tipo de detalles con ello, creo que los regalos que les hacemos en Reyes son más porque los elegimos nosotros que porque de verdad les guste a ellos. Lo que ocurre después es que nos enfadamos porque nos damos cuenta que apenas han jugado, quizás el problema real es que deberíamos escucharlos y dedicarnos en regalar lo que de verdad quieren aunque a nosotros nos parezca una solemne tontería, solo así nos daremos cuenta como de verdad juegan a lo que les gusta. Aunque es verdad que de un tiempo a esta parte los videojuegos le han ganado la batalla a muchos juguetes y suelen ser también los culpables de que los niños les den más de lado.

Creo que el problema real de los regalos de reyes es cuando ya van siendo mayores cuando empiezan a pedir cosas que a nosotros sí que no nos hace gracia, como es por ejemplo una moto. Yo no soy del todo partidaria pero es verdad que mi marido siempre me recuerda que nosotros también fuimos jóvenes y queríamos las mismas cosas, la gran diferencia es que con su edad yo no veía los peligros que veo en este momento y el pánico me hace decir que no en todo momento. En cualquier caso creo que ahora no es como antes y al final nuestros hijos acaban saliéndose con la suya,  en nuestro caso ha decidido que su regalo de Navidad sea tunear la moto de su padre que lleva guardada ni se sabe el tiempo. Claro nos ha dicho que lo único que quiere es eso y la verdad que tonto no es con todos los arreglos que necesita es cuestión de acudir cuanto antes a la web de http://www.re-cambios.com/ un desguace en el que podemos encontrar los recambios mucho más baratos. La verdad que con hijos nunca se sabe si es mejor que sean pequeños o que se hagan mayores, los padres siempre vemos algo malo en cualquiera de las dos etapas por las que pasan.


Todo en perfecto orden

expositores-metacrilato.es fotonueva 1

Cuando era joven pasaba mucho tiempo en casa de mi abuela, ella era una señora muy maniática, le gustaba todo en perfecto orden no le importaba el tiempo que utilizaba en el hecho de tener todo ordenado, ella se ponía a colocar y a limpiar por la mañana temprano y no soltaba el trapo hasta entrada bien la noche, siempre consideramos que era un poco maniática de la limpieza, su casa estaba siempre impoluta aun cuando yo estaba allí, claro no me permitía moverme cuando comía, ni correr por los pasillos, ni descolocar nada… todo estaba siempre en perfecto orden, me llamaba mucho la atención que tenia los platos decorativos en unos expositores de metacrilato que de lo brillantes que estaban parecían fabricados de diamantes, eran como cristalinos, casi transparentes y cuidado del que se atrevía a plasmar una huella digital en cualquier sitio, la señora parecía del CSI rastreando quien había pasado a determinada habitación y había tocado determinada cosa.

La abuela era muy buena, maniática pero muy buena persona, no tenía nada suyo, compartía hasta lo que estaba comiendo, y eso era muy bueno porque todos nos sentíamos muy queridos por ella. Su casa era como un museo, todo perfectamente colocado, bajo orden de revista, todo calculado al milímetro para que no desencajara en un sitio, todo perfectamente alineado.

La abuela ya murió, hace ya varios años, todos lo sentimos mucho pero nos consoló saber que murió tranquila, es su casa, sin dolorosas enfermedades ni largas agonías, murió acompañada de sus familiares y personas más queridas y eso la hizo irse con una sonrisa en la boca. Su casa sigue estando tal y como la dejó, ninguno nos hemos atrevido aun con los años que han pasado a mover nada, a cambiar las cosas d sitio o a llevarnos algo aunque fuera nuestro, la casa se ha convertido en una especie de mausoleo en el que nos reunimos de vez en cuando para limpiar, para mantenerlo tal y como ella lo tenía, todo limpio, todo pulcro, todo impoluto, todo como a ella le gustaba. La casa de la abuela esconde muchos tesoros, hay muchas antigüedades, hay muchas piezas que seguramente valen una pequeña fortuna como cuadros y joyas, supongo que con el tiempo seremos capaces de ir sacando cosas de la casa y hacernos de una vez con la herencia que todavía no hemos sido capaces de retirar de su casa.


No valoramos el tiempo

desguacegarciasl.com fotonueva 4

Las prisa, todo son prisa, para todo, todo el mundo va con prisas a todos los sitios, da igual la hora que sea, da igual donde estés, siempre veras a alguien con prisas pero ¿merece la pena el ritmo de vida que llevamos? En serio, párate a pensarlo, las prisas nos hacen perdernos las cosas más pequeñas de la vida, pero también pueden ser las más importantes. Si llevas mucha prisa te puedes perder el beso de buenas noches de tus hijos, si llevas prisa puedes omitir la sonrisa de por la mañana a tu esposa, con la prisa no te percatas de los buenos días del vecino al encontrarte en el rellano de la escalera.

¿Se pueden odiar las prisas? Creo que sí, que es posible. Como tenemos prisa para todo nos perdemos cosas muy buenas que pasan a nuestro alrededor, aunque también encontramos algo a favor de las prisas.
Cuando vamos con prisas y se nos estropea el coche, no podemos esperar hasta que el mecánico de turno tiene un hueco para mirar nuestro vehículo en busca de la avería. Por esta razón buscamos las alternativas más cómodas y rápidas que es la de contactar con desguacegarciasl.com. Un desguace online es la solución al problema de las prisas, pides la pieza desde casa, en uno de los pocos momentos de relax que consigues tener, la recibes en casa a los pocos días y la sustituyes de manera eficiente un domingo por la mañana antes de irte a pádel. Pan comido y sin prisas.

Tenemos que aprender a valorar el tiempo, pasar tiempo de calidad con la familia, con los amigos, pasar tiempo compartiendo momentos de los buenos, de los que de verdad importan, momentos de los que recordaremos años después con una sonrisa en los labios, estos momentos de los que tan pocos tenemos y tanto necesitamos. Para conseguirlos basta con proponérselo, buscar huecos a lo largo del día que nos den un respiro, momentos por pequeños que sean en los que meditar, en los que reflexionar, en los que poder disfrutar de la compañía de los nuestros, momentos en los que hacer cosas que nos apetezca hacer, cosas de las que ya ni siquiera recordamos como hacerlas y descansar, descansar de todo lo que nos rodea y poder comprobar entonces lo importante que es tener tiempo para todo en la vida, sobre todo para vivir.